Una mirada optimista sobre el futuro de Almería (II): La Agricultura

El futuro de Europa es perfeccionar y avanzar en la unión de todos los países miembros en todos los ámbitos, sobre todo en el económico y el político. Dentro de estos “Estados Unidos de Europa”, Almería no hará más que ganar peso y convertirse en proveedor indiscutible de primer orden para la despensa de toda Europa.

En una Europa única, cada región debe especializarse en aquello que mejor sepa y pueda hacer, viendo una economía única europea más allá de la propia. Hay sin duda mucho trabajo por hacer, pero creo que vamos por el buen camino.

Los agricultores son cada vez mejores empresarios, modernizan sus estructuras productivas, mejoran su gestión y toman decisiones con un claro criterio empresarial. Cada día avanzan de forma imparable para hacer un producto cada vez mejor que puedan vender mejor y con mayor valor añadido para el consumidor final.

Las comercializadoras se van uniendo poco a poco en un proceso para alcanzar un tamaño óptimo que permita mayores economías de escala, a la vez que ganar peso en la cadena de valor. También surgen verdaderas iniciativas industriales, que buscan transformar los productos primarios del campo para ganar valor añadido: Cocinados, sofritos, salsas, ensaladas, pimientos asados, conservas, congelados y otros productos listos para comer.

La industria auxiliar por su parte, cada vez más especializada y tecnificada, será protagonista en la internacionalización de nuestro modelo productivo, lo cual permitirá a empresarios e inversores del sector abordar nuevos mercados emergentes, a través de la implantación de explotaciones agrícolas en todas partes del mundo.

Hay un futuro con nuevas empresas, nuevos mercados, nuevos productos y nuevos modelos de negocio, adaptados a los nuevos hábitos de consumo y cambios en el mundo.

Creo que el invernadero estará cada vez más cerca del consumidor final y que algunos eslabones de la cadena de valor que no aportan valor tendrán que reinventarse o desaparecerán.

Muchos son los retos y cosas que tenemos que hacer, siendo las más importantes desde mi punto de vista, las siguientes:

  • Tener cada vez mejores profesionales en los órganos de gobierno y estructuras directivas de las empresas.
  • Dar prioridad a la función del Marketing dentro de las empresas para vender más y mejor.
  • Entrar de lleno en las tecnologías de la comunicación y la información dando especial importancia a Internet.
  • Ponernos en la primera línea de la innovación agroalimentaria.
  • Vender en nuevos mercados.

Deja un comentario

*